SSA: la venta de comida chatarra, por cotos de poder en las escuelas

La jornada
Jueves 28 de enero de 2010, p. 38
Laura Poy Solano

La industria de alimentos sí realiza esfuerzos por ofrecer variedad de productos, dice.

Hay inercias de muchos años arraigadas a la cultura de las personas, añade Córdova Villalobos.

El titular de la Secretaría de Salud (SSA), José Ángel Córdova Villalobos, afirmó que aún no se suspende la venta de comida chatarra en las escuelas del país porque se enfrentan "cotos de poder, de grupos de las mismas cooperativas y por una inercia que lleva muchos años", además enfatizó que la industria alimentaria "sí ha realizado esfuerzos por aumentar la variedad de productos que ofrece".

En entrevista, luego de participar en la conmemoración del Día del Nutriólogo, donde informó que 4.5 millones de niños sufren sobrepeso y obesidad en México, con un crecimiento promedio de 1.1 por ciento anual en la población infantil, a lo que se suman 6 millones de adolescentes, aseguró que la regulación para comercializar alimentos chatarra "se está revisando, pues son situaciones que tienen inercias de muchos años".

Ante decenas de especialistas reunidos en el simposio Nutriólogos en acción: de la etiología a la acción, el titular de la Ssa señaló que eliminar la venta de estos productos "no es sencillo porque depende mucho de una cultura de las personas, si la gente pide menos (comida chatarra) y las familias estamos más conscientes, vamos a lograr que los niños prefieran otros alimentos".

Interrogado sobre la presión de la bancada panista en la Cámara de Diputados para frenar la aprobación de lineamientos sobre la venta de esa comida en las escuelas, afirmó que es un tema legislativo y subrayó que “hay acciones de la industria alimentaria que han hecho de motu proprio, como el código Pabi –cuyo objetivo es regular la publicidad dirigida a niños e impulsado por el Consejo de Autorregulación y Ética Publicitaria–, con un cumplimiento de 75 por ciento”.

Sin embargo, destacó que en México 42.5 millones de adultos mayores de 20 años padecen obesidad y sobrepeso, lo que representa una inversión directa para el sector salud de 42 mil millones de pesos, debido a la prevalencia de enfermedades crónico-degenerativas vinculadas con esta pandemia, a lo que se suman 25 mil millones de pesos adicionales en gastos para las familias, cifras que, aseguró, en la próxima década "podrían incrementarse a más del doble".

Tras entregar reconocimientos a nutriólogos de diversas dependencias públicas por su destacada trayectoria, afirmó que sería "recomendable" incrementar el número de horas de actividad física en las escuelas hasta "tres veces a la semana e incluso diario", pues enfatizó: "de qué nos va a servir tener niños muy aplicados si van a ser diabéticos a los ocho o 10 años y con problemas de salud que pueden limitar su desarrollo y oportunidades".

El texto original fué tomado de aquí.