Escuelas, “germen” de la obesidad

El universal
Martes 23 de febrero de 2010
Nurit Martínez

Ante los índices de la epidemia en niños, las empresas de productos procesados en México “son parte de la solución”, dicen representantes de la industria.

La escuela en México se convirtió en el principal espacio obesigénico que dio origen a la más fuerte epidemia del país por las proporciones de sobrepeso y obesidad entre los niños, coincidieron nutriólogos, científicos, organizaciones de consumidores e integrantes de la industria de alimentos procesados, por lo que demandaron crear una reforma alimentaria escolar que incluya regular la cantidad, las proporciones y el tipo de comida que se brinda a estudiantes.

Durante el foro “Salud Alimentaria en las Escuelas”, organizado por EL UNIVERSAL, los representantes de la industria enfatizaron que las empresas de productos procesados en México “son parte de la solución” a este problema, y anunciaron que en los próximos meses también habrá modificaciones en su publicidad.

LUIS RENÉ MARTÍNEZ SOUVERVIELLE

•Es también un asunto de revisar el tema de las cooperativas escolares. Si la razón de su existencia está vinculada a la posibilidad de obtener algunos recursos para la instrumentación, el desarrollo de programas, y si los contenidos escolares siguen siendo una realidad.

Si estas cooperativas escolares se justifican y luego ver algunos otros elementos de oferta escolar que tiene que ver con el entorno no formal de la cooperativa, incluso con la posibilidad de que los niños adquieran en las inmediaciones o el exterior de las escuelas alimentos preparados y alimentos industrializados que no necesariamente se ajustarían a éstas recomendaciones, a una buena parte de los contenidos.

Me parece que hay que abrir una discusión profunda sobre el espacio de la publicidad y ver, si este mecanismo que en muchos casos es una fuente de mantenimiento de reparación o de dotación de infraestructura de las escuelas, sigue siendo vigente o no. También creo que hay que revisar la variable de los contenidos y materiales que están a disposición de los maestros, de los alumnos, pero también de los padres de familia, reconociendo que éste es un esfuerzo en el que tendremos que estar la iniciativa privada las autoridades, la propia comunidad educativa de maestros, padres y alumnos y en donde necesitaremos sin duda un programa o un eje rector.
Me parece que la firma de suscripción del acuerdo, las casi 130 medidas que el acuerdo contienen son una buena aportación al trabajo…

Yo creo que ha faltado coordinación y veo en la publicación del Acuerdo Nacional por la Salud Alimentaria una oportunidad privilegiada para que las autoridades se puedan poner de acuerdo y definir ámbitos de responsabilidad.

•Director de Asuntos Corporativos de Grupo Bimbo

ALEJANDRO CALVILLO

•Somos especialistas en este país en volver los problemas en una catástrofe. Se advertía que podíamos llegar al primer lugar en sobrepeso y obesidad, y en este momento somos el primer lugar en sobrepeso y obesidad infantil, esto tiene una amplia relación con las escuelas y con la publicidad.

Hay productos que da la idea a una madre de familia de que a lo mejor es nutritivo y ahí encontramos algunos que tienen 31% de las calorías totales para un niño en un día, 21% de los carbohidratos, 40% de la grasa total de la grasa para un día y 125% de la grasa saturada recomendada, además de 125% del azúcar recomendada en promedio para un niño, en un día.

La cuestión de la escuela habría que abordarla de manera integral con una reforma alimentaria escolar que potencie la economía local. Lo que se está haciendo en varios países, incluso Brasil y Ghana, es que los alimentos escolares se traten de abastecer con la producción local, es decir que el dinero no vaya a estas grandes empresas, sino que fortalezca la producción local de los pequeños agricultores, que igual, los desayunos escolares sean elaborados por las señoras de las comunidades rurales.

•Presidente del Poder del Consumidor

JULIETA PONCE SÁNCHEZ

•Sí vemos una relación, primero con una responsabilidad de las autoridades, por el tipo de oferta de alimentos y que queda en manos de las autoridades; y por otro lado, vemos una disminución en los alimentos preparados en casa que los niños llevan (a la escuela). Nosotros hemos calculado que en la ciudad de México menos de 10 % de los niños que acuden a las escuelas llevan alimentos preparados de casa.

Además de la exposición continua de lo que puede significar una publicidad donde los niños han perdido, y estas son voces de los profesores, han perdido, han advertido esta percepción del ciclo biológico natural de los alimentos. Aquí es donde ellos comienzan a tener ciertos problemas.
Cuando al niño se le pregunta de dónde viene la leche y el niño responde de la tienda o del “refri”, es cuando empiezan los problemas realmente sicopedagógicos.

No podemos obviar los datos que tenemos del consumo de calorías de alimentos concentrados en azúcares y grasas. Calculamos unas 400 calorías promedio, aunque suelen ser en algunos lugares más, tan sólo en menos de 30 minutos.

No estamos hablando que necesitan más información. Información hay, mucha. Esto es
un asunto de disponibilidad y accesibilidad alimentaria, si al niño le dan 10 pesos, es un pequeño consumidor que al tener ese poder adquisitivo se desempeña como un consumidor y va a tener acceso y va a adquirir los alimentos para los que él tenga el recurso de adquirir, y de esto se ha apropiado una industria interesada en generar un mercado, por supuesto.

Se me hace muy cruel dejar que los niños decidan… los niños de lo único que son responsables es de la cantidad de alimento que consumen, más no de la calidad.

•Directora de Nutrición del Centro de Orientación Alimentaria

SIMÓN BARQUERA

•Estoy muy de acuerdo, hay una dimensión que es la fisiológica. Hay que plantearse la pregunta fisiológica ¿Es posible subir de peso con lo que se consume?, es decir, ¿contribuye al problema de la obesidad lo que se consume en el entorno escolar? La respuesta es sí, hay evidencia fisiológica de que un exceso de calorías, tal vez, 100 o 200 sobre los requerimientos puedan significar una ganancia de peso importante después de un cierto periodo.

Hay una serie de ingredientes en los alimentos, están reconocidos y también hay evidencia sobre cualquier desenlace cardiovascular sobre mortalidad, sobre diabetes que no son buenos para la salud: el azúcar, el sodio, las grasas “trans”. Y los tamaños de porciones, esto sí nos hace ver oportunidades en el entorno escolar que serían vigilar los tamaños de porciones, vigilar estos ingredientes que es tratar de que se consuma lo menos posible, porque es una recomendación internacional.

Uno de los aspectos más importantes del entorno escolar es que tiene además una dimensión formativa el consumir alimentos, tener disponibilidad de alimentos que tienen ingredientes que son poco saludables en el entorno escolar sí tiene un efecto sobre las costumbres y las prácticas del niño en el resto de su vida.

La disponibilidad del entorno escolar también forma parte de ese proceso educativo, no sólo es enseñarle que no debes comer esto y luego salen y está en la tiendita, tiene que entender cuáles son los alimentos saludables y tiene que tenerlos disponibles. No es realista pensar que con intervenciones educativas y con actividad física se va a resolver el problema, hay un gran reto en los entornos y reconocer que es parte del problema.

•Director del área de Epidemiología de la Nutrición, del Centro de Investigación en Nutrición y Salud, del Instituto Nacional de Salud Pública

LORENA CERDÁN TORRES

•La evidencia científica que ha aportado el Instituto Nacional de Salud Pública identificó aspectos como el de los desayunos escolares, que se les da a quien no se les tiene que dar y su composición nutrimental no es ahora la adecuada con el fenómeno de obesidad que se tiene. Las autoridades sanitarias y educativas ya tomaron nota de este asunto, ya están trabajando, ya están modificando desayunos escolares.

Lo que sí habría que agregar en los contenidos y en la currícula escolar es el concepto del equilibrio energético, sí está puesto muy claro, el concepto de la orientación alimentaria, la nutrición con todos los lineamientos de la Secretaría de Salud.

También está el tema de la actividad física, habían hablado de infraestructura, carencia de recursos humanos. No es solamente un asunto de que no haya profesores, de que no hay espacios. sino de que los que hay no están capacitados. Hay una hora de educación física a la semana, luego dicen que tiene que haber una hora diaria, suena fácil pero eso implica retos importantes para la SEP como modificar el horario completo.

Sí necesitamos lineamientos nutricionales que sean aptos para el mercado escolar. Pero también tiene que ver con una concepto de verificación, capacitación y creación de infraestructura para que los alimentos se expendan en las mejores condiciones.

La industria sabemos que somos parte de la solución, y sí podemos aportar varias cosas en el entorno escolar, y no solamente en la definición de una oferta alimentaria; creo que puede haber muchos esquemas multisectoriales en los que podemos trabajar apoyando diferentes cosas. En el tema de las bebidas azucaradas tenemos que buscar lineamientos que permitan que los niños tengan un consumo calórico aceptable.

•Coordinadora de la Alianza por una Vida Saludable
y representante de 43 empresas en ConMéxico

El texto original fué tomado de aquí.