Educación para el siglo XXI

http://eleconomista.com.mx/foro-economico/2009/12/11/educacion-siglo-xxi 11 Diciembre, 2009 - 01:02 Gabriela Rojas México ocupa el último lugar de los países de la OCDE en cuanto a los resultados de sus alumnos (PISA). Por una parte, la mitad de los alumnos en nuestro país está en los niveles más bajos en cuanto a resultados de la evaluación PISA, lo que implica que muchos jóvenes no están siendo preparados para una vida fructífera en la sociedad actual. Por otra, nuestro país tiene muy pocos estudiantes en los niveles más altos, lo que implica que los alumnos de mejores resultados no están desarrollando las competencias que se requieren para ocupar puestos de liderazgo en los diversos ámbitos de la sociedad. La sobrecarga de contenidos curriculares, junto con las fallas en la formación de los maestros hacen que éstos privilegien el manejo superficial de contenido y no el dominio de habilidades complejas. Por ello, una buena enseñanza de las ciencias sigue siendo una asignatura pendiente para el sistema educativo mexicano y muestra la necesidad de enfoques pedagógicos que trabajen en profundidad contenidos clave y rechacen el enciclopedismo. México requiere de educación para el siglo XXI. Los estudiantes de este siglo se enfrentarán a retos que no conocemos actualmente, a tecnologías jamás imaginadas y tendrán acceso a trabajos que hoy no podemos concebir. Los 10 trabajos más demandados en Estados Unidos en el 2010 no existían en el 2004. Uno de cada cuatro trabajadores han estado con su empleador actual por menos de un año. Se calcula que el estudiante actual tendrá de 10 a 14 empleos para la edad de 38 años. (Karl Fisch, Scott McLeod, Jeff Brenman, Did you know? YouTube). En EU la tendencia en el mercado laboral está marcada por la constante desaparición de trabajos rutinarios y el surgimiento de empleos que requieren creatividad en investigación, desarrollo y diseño. La adquisición de habilidades para la vida, el aprendizaje, la información y la tecnología son las herramientas fundamentales para que nuestros jóvenes puedan enfrentarse exitosamente a los retos de la vida en el siglo XXI. El sistema educativo tiene que ser capaz de dotarlos de las habilidades para la vida, como flexibilidad, adaptabilidad, iniciativa, liderazgo, responsabilidad y habilidades sociales e interculturales. Igualmente, tendrá que permitir que los estudiantes desarrollen las habilidades de aprendizaje como creatividad, innovación, pensamiento crítico y resolución de problemas, comunicación y colaboración. Finalmente, tendrá que ofrecer alfabetización tecnológica, información y medios de comunicación. (Partnership for 21st century skills). grojas@eleconomista.com.mx