Necesario, el fin de concesiones al SNTE para reformar la educación


http://www.jornada.unam.mx/2012/12/03/politica/009n1pol?partner=rss

Periódico La Jornada
Karina Avilés
Lunes 3 de diciembre de 2012, p. 9

En el mensaje de Peña no hay proyecto para el sector: especialistas.

Concedo al secretario del ramo el beneficio de la duda: Olac Fuentes.

Mientras el ex subsecretario de Educación Básica y Normal, Olac Fuentes Molinar, vio como signo positivo que el nuevo gobierno se comprometa a asumir su responsabilidad en la conducción de la enseñanza, el investigador emérito Ángel Díaz Barriga y el especialista Hugo Casanova coincidieron en que los puntos enunciados hasta ahora por el mandatario no hacen una reforma y, en cambio, sí responden de una manera simplona e irreflexiva a la agenda promovida por las fundaciones adjuntas a los medios televisivos.

Entrevistados por separado luego que el Ejecutivo esbozó algunas de las temáticas de la reforma educativa que emprenderá, entre ellas reformar el artículo tercero constitucional y la Ley General de Educación para establecer reglas claras en el servicio profesional de carrera docente, el especialista del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Ángel Díaz Barriga, expresó que es claro que se trata de un presidente que no tiene proyecto para la educación.

Si el presidente busca una reforma real en el sector, lo primero que se debe hacer es modificar los reglamentos y los acuerdos que dan al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) concesiones en materia educativa. Sólo así veríamos que el nombramiento de Emilio Chuayffet al frente de la Secretaría de Educación Pública (SEP) tiene sentido.

Luego que la organización Mexicanos Primero, que preside Claudio X. González Guajardo, quien también es cofundador de la Fundación Televisa, ha defendido como sinónimo de la buena educación contar con un padrón de maestros y poner la evaluación como el eje de toda política en el ramo, el experto destacó que, así como Peña Nieto asumió los intereses de dicha organización al retomar, por ejemplo, el tema del censo de docentes, ojalá también asuma la recomendación del visitador de Naciones Unidas en cuanto a concluir con la relación atípica entre la SEP y el SNTE.

Por su parte, el también investigador del IISUE Hugo Casanova consideró que Enrique Peña Nieto ha lanzado hasta el momento una serie de mensajes de intencionalidad política que, antes de convertirse en programas de gobierno, deberán ser validados por amplios sectores sociales.

Consideró que el nombramiento de Chuayffet es un claro mensaje de que la educación seguirá siendo tratada como un campo más de la disputa política, y hasta ahora no se perciben señales de mejora en los temas sustantivos.

Los anuncios que se han hecho en el tema no se diferencian de lo que hizo el panismo, y mientras no se abunde en los mecanismos de la pretendida reforma, no habrá nada que discutir, añadió. Sin embargo, señaló, más que al gobierno en turno, es preciso conceder el beneficio de la duda a la sociedad. ¿Sabremos demandar a los responsables de la conducción de la educación nacional su mayor compromiso?.

Olac Fuentes Molinar destacó que uno de los problemas de los últimos seis años, a partir de la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) –pactada entre Elba Esther Gordillo y Felipe Calderón–, fue la renuncia programática y operativa del Estado hacia el grupo dirigente del SNTE, por lo que existe un consenso muy amplio en cuanto a la recuperación de la autoridad real y de la normalización operativa del sistema educativo.

Coincidió es que se deben modificar los acuerdos con el SNTE que le permiten tener injerencia en los proyectos del sistema, pero no basta con ello. También se requiere de un compromiso de las autoridades de los estados –al ser otro de los actores claves en la administración de la enseñanza– para cumplir con la normatividad de la ley general y con los términos formales de los acuerdos de descentralización.

En relación con el nuevo titular de la SEP indicó: “No espero que sea un experto… Lo que espero es que sea una persona con buen juicio, con la solidez cultural, intelectual, para no embarcarse en ocurrencias ni aceptarlas, pues, si revisamos la historia reciente del sistema, ha habido excepcionales secretarios, como Vasconcelos y Narciso Bassols, que no tenían una experiencia educativa importante”. Por lo pronto, dio al nuevo gobierno el beneficio de la duda en el tema educativo.