Niños japoneses, la competencia sin límites