Ingresan jóvenes a la universidad sin un dominio del español


http://www.jornada.unam.mx/2015/03/03/sociedad/035n1soc

Emir Olivares Alonso
Periódico La Jornada
Martes 3 de marzo de 2015, p. 35

No son capaces de comprender lo que leen, revela libro publicado por la Anuies

La investigación, aplicada en 11 escuelas de nivel superior, arrojó que sólo 9 por ciento tiene buena ortografía y acentuación, y 43.2 por ciento desconoce estrategias para dar forma a un texto.

Este problema tuvo su origen a principios de los años 70, cuando las autoridades educativas retiraron de planes y programas de estudios de nivel básico y medio superior la materia de gramática, señaló la investigadora Irma MunguíaFoto Carlos Ramos Mamahua.

Los jóvenes mexicanos que ingresan a la universidad carecen de un dominio del español, lo que genera que no sean capaces de comprender lo que leen, no pueden desarrollar un texto coherente ni poseen elementos de abstracción que les permitan tener éxito en la escuela.

Así lo muestra el estudio Habilidades lingüísticas de los estudiantes de primer ingreso a las instituciones de educación superior. Área metropolitana de la ciudad de México, realizado por académicas de diversas casas de estudios a petición de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies), que se presentó ayer –como libro– en la unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-I).

Los resultados arrojan que existe una crisis educativa en la formación preuniversitaria –desde nivel básico hasta medio superior– del área metropolitana de la ciudad de México, aunque, se dijo, esa realidad puede trasladarse a todo el país.

Los datos revelan que 65 por ciento de los estudiantes de primer ingreso a educación superior no conocen a fondo la lingüística del español, lo que les impide tener éxito en la universidad; sólo 9 por ciento tienen un dominio adecuado de la ortografía y la acentuación, y 43.2 por ciento carece de estrategias para dar forma a un texto.

Se trata de una investigación cualitativa de cuatro años que se aplicó entre septiembre y noviembre de 2011 a una muestra de 4 mil 351 jóvenes de primer ingreso de 11 casas de estudios, siete públicas: las universidades Nacional Autónoma de México, Autónoma Metropolitana y Pedagógica Nacional; la Escuela Nacional de Antropología e Historia, el Centro de Investigación y Docencia Económicas, el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Tecnológico de Estudios Superiores de Ecatepec, así como en cuatro privadas: Instituto Tecnológico Autónomo de México y en las universidades Iberoamericana, Anáhuac e Intercontinental.

El estudio evaluó comprensión auditiva y de lectura, expresión escrita y el nivel de conciencia lingüística, con la finalidad de valorar la capacidad reflexiva del español de los jóvenes. Esto con tres pruebas de opción múltiple y la entrega de un ensayo de 300 palabras.

La habilidad lingüística donde se dio la cifra más alta fue en la comprensión auditiva, pues 72.6 por ciento de los alumnos de nuevo ingreso a ese nivel de estudios entiende lo que escucha. En comprensión de lectura la media porcentual fue de 58.9 en tanto que 49.5 por ciento de los jóvenes evaluados alcanzaron la media en conciencia lingüística.

Sólo 20 por ciento de los jóvenes obtuvo un resultado alto en comprensión de lectura, mientras 36 por ciento está por debajo de la media.

Irma Munguía, académica del departamento de lingüística de la Universidad Autónoma Metropolitana unidad Iztapalapa y una de las investigadoras que colaboró en el estudio, afirmó que estos datos muestran una formación precaria en los niveles previos a la universidad.

Manifestó su preocupación debido a que la lectura y la escritura son actividades meramente intelectuales que ayudan al procesamiento del desarrollo abstracto.

La académica planteó que este problema tiene su origen a principios de los años 70 del siglo pasado, cuando las autoridades educativas retiraron de los planes y programas de estudios de nivel básico y medio superior la materia de gramática. Otro factor es que varias instituciones han promovido la necesidad de realizar cursos o talleres de lectura y redacción, pero éstos no profundizan en el entendimiento de la lengua, sino que sólo dan herramientas y habilidades, pero no hay teoría.

Dio algunas propuestas para mejorar en esta formación, las cuales, dijo, se presentarán ante la Secretaría de Educación Pública a fin de lograr un cambio radical.

El estudio advierte que los alumnos de la muestra pertenecen a la población de jóvenes exitosos, pues lograron ingresar a la universidad, situación complicada en este país, pues sólo tres de cada 10 jóvenes en edad de asistir a este nivel de estudios puede hacerlo.