A educación 6.9% del PIB: gobierno federal

Proceso Santiago Igartúa Ver el artículo original

MEXICO, D.F., 1 de septiembre (apro).- Saturado de cifras, con olor a champaña y bordeado por serpentinas, el IV Informe de Gobierno, en el apartado de Educación, señala innumerables logros con los que el gobierno federal sugiere tiempos de prosperidad.
El gasto nacional en educación para 2010 se “estima” en 849 mil 357 millones de pesos, lo que representa 6.9% del Producto Interno Bruto (PIB) para la dependencia que dirige el “presidenciable” panista Alonso Lujambio.
El documento destaca que el gasto público federal estará destinado, entre otros, a los rubros de la expansión de cobertura en todos niveles; la apertura de nuevas instituciones educativas de educación superior; la Reforma Integral de la Educación Media Superior; los programas de becas y acciones compensatorias; las tareas de cultura y deporte, y los compromisos derivados de la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE).
Las primeros cifras que el Informe celebra se dan en la inversión fiscal federal en educación que, habrían superado en 48% al periodo previo, alcanzando los 5 mil 977.2 millones de pesos; mientras que los “avances” en infraestructura educativa secundan la lista, anunciando un total de 252 mil 694 planteles de “diferentes tipos y niveles” para el periodo escolar 2010-2011.
En materia de cobertura educativa, se consigna que en el ciclo escolar 2009-2010 el Sistema Educativo Nacional (SEN) atendió a 34 millones de alumnos, lo que al gobierno le significó un crecimiento de 3.2% con respecto al curso previo.
Del documento, carente de autocrítica, son pocos los apartados donde el Ejecutivo reconoce las deficiencias del sistema educativo.
En educación básica, se encuentra que los estados con mayor rezago del país son Chiapas, Durango, Guerrero, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Tabasco y Veracruz.
Los indicadores de escolaridad de la población entre 25 y 64 años de edad se estancaron, ubicándose con un promedio de 8.9 grados de escolaridad, según sus datos.
A pesar de anunciarlo como un gran “esfuerzo educativo”, se encuentra que el rezago educativo de adultos analfabetas y sin primaria o secundaria terminada alcanza a 42.6% de la población de 15 años y mayores, siendo 33.4 millones de personas los que se encuentran en esa condición.
Con respecto a la prueba Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE), que la SEP aplica desde 2006 a alumnos de 3° a 6° grado en primarias y, desde 2009, a alumnos de secundaria, define el nivel educacional que se imparte: 48% de los testados a nivel primaria tendrían un desempeño de equivalencia “elemental”; 20% “insuficiente”; siendo que sólo 3 de cada 10 alumnos tendría obtendría un resultado entre “bueno y excelente”.
Para la educación secundaria los datos son más duros: sólo 18.8% en español y 10.1% en matemáticas obtuvieron un resultado positivo, mientras que cerca de 90% tiene un nivel entre elemental e insuficiente para matemáticas; y son más de 81% las malas notas en español.
Respecto de los servicios de educación básica para población indígena, tomando en cuenta que el objetivo que marca el Informe es incorporar “plenamente” a los pueblos y a las comunidades indígenas al desarrollo cultural, social y económico, las cifras no son muy distintas aun desde el ciclo 2006-2007.
Según los porcentajes de avance respecto de la meta oficial programada, en cantidad de estudiantes la cifra es de -0.3%; los profesores han aumentado 0.4% y sólo se cuenta con 0.3% de incremento en el número de escuelas.
El contraste está en el rendimiento de los educandos, que ha alcanzado una eficiencia de 90.4% a terminar el ciclo, mientras que la reprobación y la deserción suman 9.6%.
Al final del apartado de educación del IV Informe de Gobierno, el último festejo de las páginas da cuenta que, el 9 de agosto pasado, en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, se llevó a cabo el Tercer Festival de Música Indígena Contemporánea.