Antes que acatar a la OCDE hay que cambiar el sector educativo

http://www.jornada.unam.mx/2010/10/21/index.php?section=sociedad&article=039n1soc

SNTE: las recomendaciones son como pasar de la A a la Z y saltarse todo el abecedario.

Los docentes reprobados en evaluaciones deben quedar fuera, afirma legisladora panista.

Laura Poy Solano, Jueves 21 de octubre de 2010, p. 39

Integrantes del Consejo Ejecutivo Nacional Ejecutivo (CEN) del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) aseguraron que aplicar las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sin generar un “proceso de transformación y un consenso entre los actores del sistema educativo, es como pasar de la A a la Z, y saltarse todo el abecedario”.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Alonso Lujambio, reconoció que hay “ajustes y matices” que deberán aplicarse a las 15 recomendaciones propuestas por el organismo multinacional para mejorar la calidad del sistema educativo en México. Insistió en que hay un “consenso de las fuerzas políticas, que sin abandonar sus colores partidistas, tienen una voz unificada para construir una política de Estado en torno al sector”.

En entrevista, tras participar en un encuentro a puerta cerrada con dirigentes del SNTE y la OCDE, previo a una reunión con diputados y senadores de las comisiones de educación para analizar las 15 recomendaciones, el funcionario destacó que la propuesta del organismo está orientada a un “rediseño del sistema educativo en su conjunto”, pero también aborda temas “sustantivos como un arreglo institucional general”.

Guillermo Aréchiga, presidente del comité nacional de acción política del SNTE, afirmó que la aplicación de las propuestas de la OCDE requiere de “procesos que llevan tiempo. Debe quedar claro que entre una recomendación y una política pública hay un tramo, en el que se debe trabajar para diseñar propuestas, incluso algunas deben pasar por el marco de la ley, hay normas que se deben revisar antes de poder aterrizar alguna de estas recomendaciones”.

Consideró: “no se puede responsabilizar sólo a los maestros de los resultados del sistema educativo”, y advirtió que si bien las recomendaciones de la OCDE ponen el acento en los docentes, “tan sólo en el tema de la actualización, en los pasados cinco años sólo se han invertido 100 pesos por profesor”; reiteró que su aplicación demanda “procesos y tiempos muy claros”.
Silvia Luna, integrante del CEN del SNTE, afirmó que antes de aplicar acciones que pudieran implicar el despido de docentes reprobados de forma sistemática en evaluaciones, es necesario analizar las condiciones del sistema educativo en su equidad y cobertura, pues aseguró que “cuando todos cumplamos esto no va a haber descalificaciones para nadie”.

No obstante advirtió que “no podemos voltear la mirada y decir que moviendo un solo elemento del sistema educativo vamos a obtener calidad. Si no tenemos esa concepción integral de sistema, vamos a mover un factor, pero se nos van a rezagar otros”.

Tras concluir el encuentro, al que asistió la directora de Educación de la OCDE, Bárbara Ischinger, José García Mora, integrante del CEN del SNTE, afirmó que “tampoco nos sorprenden las recomendaciones presentadas, pues si se analiza la Alianza por la Calidad de la Educación, muchos de los temas abordados están ahí, propuestos y apoyados por el gremio magisterial”.

En tanto, la senadora panista Teresa Ortuño, quien participó en la reunión con otros legisladores, afirmó que aquellos maestros que salgan mal en las evaluaciones “deben salir del sistema educativo”, pues consideró que “nos sale más barato liquidarlos generosamente, porque al país le cuesta mucho más mantenerlos en el sistema que darles otra opción (laboral)”.

Por la tarde, Francisco Ciscomani, titular de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la SEP, también se reunió con organizaciones de padres de familia y colectivos de la sociedad civil para presentar las conclusiones del documento difundido por la OCDE.